La expresión ¡Naranjas de la China! se usa cuando no nos creemos lo que nos dicen. La expresión nació cuando en el pasado algunos fruteros vendían naranjas como si fueran de China, de dónde era conocida la gran calidad de sus cítricos, pero de dónde era casi imposible traerlas. Pero ahora puedes tener en casa las auténticas naranjas de la China: ¡los Kumquat! Y además puedes plantar el árbol y tener tantos como quieras. ¡Ven a Jardinarium y llévate tu Kumquat! A partir de ahora, ¡Naranjas de la China! significará “¡Delicioso!”