El césped del jardín es una gran alfombra verde y viva que debes cuidar ahora para poder disfrutarla en primavera.

Los rigores del invierno han castigado el césped. Ahora es el momento de darle una ayuda para que en primavera, que es cuando vas a querer usarlo más, luzca fuerte y sano. Una buena forma de hacerlo es sembrar el césped repoblador. Se trata de una variedad que permite regenerar las zonas deterioradas del césped sin tener que resembrar todo el jardín. Es muy sencillo: sólo hay que airear la zona dañada, enriquecerla con un poco de abono especial para césped, esparcir las nuevas semillas, cubrirlas con recebo y regar hasta que salgan las nuevas plantitas. Recuerda que los riegos deben ser copiosos, pero espaciados. Y después, a disfrutar de un césped verde, denso y sano durante toda la primavera.

A veces el césped no crece tan denso como queremos porque los pájaros se comen el grano. Evítalo usando semillas con repelente de aves, que además llevan un vigorizante que acelera el nacimiento del nuevo césped.