¿Salir a disfrutar de la terraza es quedar- se en casa? Depende. Si te planteas una cena con un grupo de amigos de aquellos que te hacen amar la vida en todos sus sentidos, quizá acabes yendo muy lejos. Escápate del mundo por una noche desde tu terraza, llenándola de luces, de velas y antorchas, crea una atmósfera mágica y conseguirás una cena de esas que se salen. Tus amigos disfrutarán y tú, como anfitrión, más aún.