Siempre hemos pensado que no hay jardín ni terraza que esté completo sin una barbacoa. Y cuando la tengas sabrás por qué lo decimos.

Cuando sales a comer a la terraza o al jardín, suele pasar que la sobremesa se alargue un poco más de lo normal. El buen ambiente, la temperatura agradable, las risas... Pues ahora, imagínate si, encima, haces la comida también ahí fuera en tu barbacoa. El tiempo se estira hasta el infinito, y es una forma genial de aprovechar al máximo ese día al aire libre.

¿En tu terraza no cabe una barbacoa? No nos lo creemos. Eso lo dices porque no has visto las mini barbacoas que tenemos en los centros Jardinarium. ¡Son de lo más monas y funcionales! Y si tienes más espacio que nadie, ¿te has planteado hacer una de obra? Las hay prefabricadas o a medida, en materiales y estilos diversos que seguro que se adaptan a tus gustos. Pero las auténticas protagonistas son las barbacoas con tapa. Y entre ellas también hay todo un mundo de barbacoas: eléctricas, de carbón, de gas, de pellets, de leña o combinadas. Si te preguntas para qué es necesaria la tapa, te diremos que necesaria no es, pero que ayuda mucho. La tapa contribuye a mantener el calor en el interior y garantiza la cocción uniforme de los alimentos. Normalmente poseen unos orificios de ventilación para que puedas controlar la temperatura interior, y algunas vienen incluso con termómetro para que no te pases ni un grado.

No podemos decir cuál es la mejor barbacoa, ya que esto dependerá de qué vas a cocinar, de cuántas veces la vas a usar, de cómo te gusta la comida... Lo que sí sabemos es que, te guste lo que te guste, hay una barbacoa para ti. Para pescados, para verduras, para carnes, langostinos, mejillones o incluso para hornear pizzas, ¡crepes, castañas, pan y pasteles! Porque si lo que quieres es cocinar algo distinto en tu barbacoa de siempre, ideas no faltan. Sólo con una pequeña búsqueda en internet de los principales fabricantes de barbacoas encontrarás un montón de recetas que te harán la boca agua. Porque en el mundo de las barbacoas no se trata solamente de buen rollo, risas y aire libre, ¡que está muy bien! También tiene su qué el poder disfrutar de la mejor gastronomía.