Las plantas necesitan más abono en plena época de floración.

Todas las plantas en general requieren una serie de nutrientes para desarrollarse bien, florecer en cantidad y con calidad, dar buenos frutos y resistir sequías y heladas. Por eso ahora, en plena época de floración, es un buen momento para enriquecer el substrato con el aporte necesario para que las flores surjan con fuerza.

Si no estás seguro de cuál es el abono que debes usar, puedes preguntar en tu centro Jardinarium o puedes usar un abono universal. Éste puede presentarse en granula dos que se esparcen por encima del substrato y se van deshaciendo lentamente, aportando nutrientes regularmente a la planta. Esto es muy cómodo porque te permite olvidarte de abonar durante, por lo menos, tres meses. También funcionan así los abonos que vienen en barritas, que se clavan en el substrato y son una opción muy cómoda para las plantas en pequeñas macetas.

Los abonos líquidos y los solubles son de acción más rápida, porque las raíces pueden acceder a ellos con más facilidad. Se deben aplicar cada 7-20 días, según la planta y su ciclo, generalmente desde la primavera hasta el otoño, pero con dos paradas: una en pleno verano y otra en el periodo de descanso vegetativo invernal.