En Amsterdam están realizando un experimento para reducir la contaminación ambiental. Han creado un “cinturón protector” alrededor de toda la ciudad usando plantas que absorben los componentes nocivos y tóxicos.

 

¿Y sabes cuál es esa planta mágica? La lonicera. Si te apetece contribuir también a limpiar un poco el aire de tu ciudad, puedes plantar cualquiera de los tipos de lonicera que existen, entre los que hay arbustos y trepadoras como la madreselva que, además de ofrecernos espectaculares y olorosas flores, atrae insectos beneficiosos para la polinización.